Forgiveness

El perdón es la acción de soltar o dejar el resentimiento, la ira o el enojo causado por una ofensa cometida por otro o por nosotros mismos. Es el cambio voluntario de comportamientos destructivos dirigidos contra el daño que ha sido hecho por otro más constructivo.

Cuando hay dolor, la reacción inmediata es ir contra la lógica y quien nos hace daño, esta reacción es natural pero tiene sus problemas. El perdón no es un acto único que se hace en un momento dado, es un proceso continuo que puede ir más profundo y ser completando con el tiempo. Así que hay varios pasos del perdón que se pueden considerar como una serie de tareas que se han completado y van aumentando el proceso hasta el máximo permitido por el perdón. Everett L. Worthinton describe cinco pasos para el perdón de la siguiente manera:

  1. Recordar el dolor – Este puede ser un paso difícil, ya que naturalmente tratamos de escapar sertirnos heridos mentalmente y físicamente. pero escapar estos pensamientos es más difícil y puede ser muy frustrante. El perdón puede ser difícil si los sentimientos de miedo y de ira le dominan. Si usted está atacando a la persona que le hizo daño el perdón no será posible. Una forma de superar el miedo y la ira es recordar el dolor y aceptar el dolor como lo que es. Una vez más, esto puede ser una tarea difícil de realizar por su cuenta. La búsqueda de ayuda puede facilitar el proceso.
  2. Identifíquese con la persona que causo el dolor – Tratar de entender a la otra persona no desde su propia perspectiva, sino desde el de la otra persona. El objetivo no es encontrar una excusa para ellos, sino para encontrar una explicación con la usted pueda vivir con, y posiblemente dejar de lado el miedo y la ira.
  3. Ofrezca el regalo del perdón Altruista – Piense en un momento en que se sintió culpable por lastimar a otros y cómo esa persona lo perdonó. Piensa en cómo se sintió agradecido.
  4. Hacer un compromiso de perdonar – Este compromiso es mejor hacerlo público para que no tenga la posibilidad de revocar su decisión más tarde.
  5. Sujetese el perdón – De tiempo en tiempo, los recuerdos de un evento dañiño vuelven a resurgir incluso después de perdona al culpable. Estos recuerdos son por lo general menos intenso como antes de perdonar al malhechor.

Se han hecho estudios para medir las consecuencias de los procedimientos de éstos y otros pasos similares para aprender y practicar el perdón. Estos estudios muestran consistentemente que el perdón reduce la ira crónica, el miedo y el estrés, aumenta el optimismo y trae beneficios para la salud.

El perdón NO es:

El perdón no necesariamente incluye la reconciliación. El perdonar o pedir perdón son decisiones personales que no requieren la asistencia de otra persona. Sin embargo, la reconciliación es de dos personas. Por ejemplo, el perdón no siempre va a restaurar la relación con alguien que muy probablemente pueda volver a hacernos daño.

Perdonar no significa olvidar lo que pasó, se trata de cambiar comportamientos destructivos a conductas positivas hacia el que nos hizo daño, como se indica.

Perdonar no es justificar la infracción o minimizarla.

El perdón no es necesariamente elevar la sanción del que nos hizo daño y no sufrir las consecuencias de sus acciones. Para que haya reconciliación requiere que esta persona realize una reparación del daño que él / ella ha hecho, si es posible, o cumplir la pena que la sociedad impone. El perdón es para el que perdona, de dejar de buscar activamente por la justicia y no escatimar  las consecuencias, ya que la justicia no necesariamente traerá liberación emocional.

El perdón no es un signo de debilidad, porque no está dando permiso a otro para herir de nuevo, pero en su lugar tener cuidado de no dejar que otros nos hagan daño otra vez.

El perdón puede ser un proceso difícil, no dude en buscar la ayuda de un ser querido o un profesional si usted está teniendo dificultad con el perdón.

Sigueme en Google